lunes, 28 de septiembre de 2015

Enlaces de temas de clase

Hola, muy buenas, esta entrada no es una actualización, es un lugar para que la buena gente de mis alumnos se pueda descargar los power points con los que doy el rollo en clase. NO es obligatorio leerlo, ni bajárselo, es solo por si resulta de utilidad a alguien.
Por supuesto que está abierto para todo aquel que se los quiera bajar (las imagenes están extraídas de internet y lo mismo hay una tuya), pero que no es gracioso, ni cuenta como entrada del blog. Esto es trabajo.

No son ya los mismos del año pasado, la vida pasa, nada permanece y los enlaces de clase, en consecuencia, tampoco.

Comenzamos con 1º de la ESO:

Tema 1: El planeta Tierra.
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wdmJGaC1Kcm5GVWs/view?usp=sharing

Clase especial de Halloween: Geografía de los monstruos:
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wXzlMVWJCa3FNREk/view?usp=sharing

Tema 2: El relieve de la Tierra.
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wRFNBSGNqNGNUbW8/view?usp=sharing

Tema 3 (Primera parte). La hidrosfera 
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wUjJ6cVgtLVJEcVE/view?usp=sharing

Repaso del segundo parcial:
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wZ0ZzbGtJZGZXaUk/view?usp=sharing

Tema 4: El tiempo atmosférico.
 https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wemxEY05KcmVmWWM/view?usp=sharing

Introducción a la historia: Más que nada para que podáis ver con más detalle el eje cronológico.
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8waEhVWjI0dGlBeDA/view?usp=sharing

Tema 5: La prehistoria:
https://drive.google.com/open?id=0BxtnCcJWxv8wZGpxUWV4NDZvdkU 
 

Y para 2ª de la ESO...:

Tema 1: La Edad Media. 
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wS3VPQ292MS1rQms/view?usp=sharing

Tema 2: Al-Andalus
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wTHppVU9lN3J5RWc/view?usp=sharing

Tema 3 (Primera parte): La Europa feudal.
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wNjNLdi1WMEVpMEU/view?usp=sharing

Repaso segundo parcial:
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wcGpYTFhzWUo2Y2M/view?usp=sharing

Tema 4: Los reinos peninsulares.
https://drive.google.com/file/d/0BxtnCcJWxv8wZFJBemw1MmV0Ujg/view?usp=sharing

lunes, 6 de julio de 2015

Las Guerras Carlistas



Tras un parón más largo que un día sin intenet[1], vamos hoy con otro tema de sumo interés en la historia de España. Hemos comentado que todo el periodo de la Edad Media era un pisto considerable. Pues bien, resulta que el S.XIX tampoco está nada mal en cuanto a complicaciones[2]. Así que vayamos con un apartado de relevancia en ese momento, cuyas repercusiones no os creáis que se han disuelto del todo. Hablamos de – tachán tachán – “Las guerras carlistas”. Sé que suena muy a rollo, pero son de lo más divertidas, confíen en mí. Yo nunca les mentiría en algo así.

Pongámonos en antecedentes. En España está gobernando  Fernando VII, un rey tan capullo que haría bueno al hijo malvado entre Joffrey Baratheon y Ramsay Bolton. Mientras en el resto de Europa ya han tenido sus experiencias con parlamentos, constituciones, separación de poderes y esas cosas, aquí  nada, todavía monarquía absoluta y encima tan contentos. Si a los europeos les van esas cosas que te llevan de cabeza a las calderas de Pedro Botero, allá ellos, pero aquí, en la patria de Isabel la Católica, Don Pelayo y el Apóstol Santiago (que no era de aquí propiamente dicho, pero como mató muchos moros le concedimos la nacionalidad sin tener que casarse con una paisana) aquí, ya digo, rojerías de esas las justas.
Fernando VII con el traje de trabajo. Cara de donar a la cruz roja precisamente no tenía el hombre.


Lo de contentos no es exagerado, ¿eh?, que en 1820 hay un pronunciamiento militar, el golpe de Riego[3], que consigue que el rey tenga que rejurar la constitución[4] , exiliarse y que nos tiremos un par de añitos intentando modernizarnos. Finalmente es repuesto, los franceses envían a los 10.000 hijos de San Luís para reinstaurar el absolutismo y a su vuelta a España un grupo de mujeres, al grito de “¡vivan las caenas!” desenganchan los caballos del carruaje del rey, se colocan unos yugos de esos de los bueyes y llevan ellas mismas la carroza, que hasta él tenía que estar flipando. Sé que suena a película de humor exagerada, pero es completamente cierto.

En la versión oficial el carro lo llevaron un dodó, un mono con cara de avispado y una gineta a la que pinchaba un bombero con pañales. Más guay quedaba, las cosas como son.


Y ésto me ha salido en google imágenes buscando "golpe de Riego" y como soy medio tonto y todo me hace gracia tenía que compartirlo.


No os preocupéis que Fernando VII vuelve pero la diña pronto. La pega es que hasta muerto nos tuvo que fastidiar porque ahí va a empezar todo el follón.
El rey no tiene hijo varón, solo una niña, la que será futura reina Isabel II[5]. En los borbones, monarquía campechana y moderna donde las haya, se lleva la “Ley Sálica”, es decir que el heredero al trono tiene que ser el hijo varón aunque sea el decimosexto, después de quince niñas.[6] ¿Qué no hay niños en el matrimonio? Pues nada, qué le vamos a hacer, el varón de la familia más cercano entonces.
¿Era tonto entonces Fernando VII siendo rey absoluto y teniendo solo una niña no haber cambiado esa ley a tiempo? Vayamos por partes. Tonto era, en efecto. Pero tanto él como su padre, Carlos IV, tratan de cambiarlo. El apaño legal se llamó “La pragmática sanción” que suena casi tan bien como el test Voight-Kampff[7]. La cosa es que cuentan que en el lecho de muerte del rey, el padre Calomarde, confesor personal del rey, consiguió que la derogara por lo que “legalmente” seguía en vigor la ley sálica. Y no era la primera vez, que la ley en cuestión se pasó unos ratos buenos sendo derogada y puesta en vigor según le iban comiendo la oreja al rey los distintos miembros de la camarilla[8] de la corte.
¿Y que más le daba al tal Calomarde se preguntarán ustedes y con razón? Muy buena pregunta.  Pues la cosa es que la Reina María Cristina estaba empezando ya a demostrar ciertas simpatías liberales, más que nada porque pensaba que los liberales sí aceptarían a su hija como reina.  Mientras que el hermano del rey, Carlos María Isidro de Borbón (de ahí lo de carlistas) era lo que viene siendo “más papista que el papa” y a defensor del catolicismo no le ganaba ni el santo padre recién comulgado[9].

Carlos María Isidro de Borbón vestido de Vlad Tepes en los carnavales de Basauri. De la futura reina no ponemos cuadro porque era una niña y la protege la ley del menor.

Así que, el rey la diña,  la reina madre dice que la pragmática sanción vale y que su niña es la nueva reina de España (Isabel II) y su tío se junta en el norte con unos cuantos colegas de txacolís y a defender que se lanzan una serie de principios, que serán los del carlismo: “Dios, patria, fueros y rey”. Los conceptos de dios, patria y rey supongo que estarán claros, así que expliquemos qué son los fueros[10]. Bien contado son unos estatutos jurídicos propios que pueden tener algunas localidades (Navarra los sigue teniendo, de ahí lo de comunidad “foral”[11]) que los solía otorgar el rey desde tiempos medievales. En el caso de Navarra y el País Vasco se los concede Felipe V porque son territorios que apoyan al bando Borbón en la guerra de sucesión y por eso mismo se los quita a Aragón y Cataluña, para que aprendan a apoyar a los Austrias la próxima vez.
El caso es que los liberales son más de que todos los territorios sean iguales, que paguen todos los mismos impuestos y demás, cosa que a los territorios con fueros pues no le suenan del todo bien.

Así que ya tenemos dos bandos, los Carlistas, que apoyan al infante Don Carlos y serán dirigidos por el general Zumalacárregui y los Cristinos, que apoyan a la reina regente, María Cristina de Borbón (aunque también se les llamará, sobre todo más adelante, Isabelinos) y que comandará el general Baldomero Espartero, uno de los principales protagonistas de toda la historia del XIX en España[12]. Las guerras carlistas tienen tres fases, pero hablaremos de momento solo de las primeras de ellas.

Zumalacaregui con la boina de entretiempo y el Marca bajo el brazo para leer con el café qué había hecho esta semana el Athletic.

Las guerras están llenas de anécdotas curiosísimas, como que es el cocinero de Zumalacárregui quien inventa la tortilla de patatas durante el asedio a Bilbao o el momento en el que el mismo general carlista ve a todo un batallón caminando sin zapatos, y al preguntarles la razón le responden que les había dicho su capitán que los cuidaran y no los rompieran que andaban mal de presupuesto. También es curiosa la táctica a lo Elliot Ness de destrozar todos los toneles de vino de los pueblos que iban tomando para hundir la moral del enemigo[13].

Y este es Espartero quien parece estar a punto de levatarse a dar de tollinas a los que hablan al fondo.

El caso es que se trata de una guerra civil se mire como se mire en la que enfrentan varias concepciones del mundo: Monarquía absoluta-monarquía constitucional; Campo-ciudad; privilegios religiosos-liberalismo; Periferia-centro; DC-Marvel… Las dos Españas, vamos.
Finalmente, en esta primera fase de la guerra, Zumalacárregui muere en el citado asedio a Bilbao y Espartero derrota al resto del ejército carlista en Luchana. El grueso del ejército carlista, dirigidos por Maroto, firman la rendición siempre que se les mantengan los rangos militares que ganaron en la guerra, pero un grupo de ellos, tildan de traición la paz y comandados por el general Cabrera seguirían la guerra por la zona del Maestrazgo, pero dando ya menos la lata. Isabel II es nombrada reina, aunque como es menor de edad se queda como regente su madre (luego será regente Espartero y todo) y empieza el largo proceso del asentamiento del liberalismo en España, que ya terminaremos otro día[14].

Espartero y Maroto firmando la paz en el "Abrazo de Vergara", tan efusivamente que parece que va a sonar la música en cualquier momento y que el resto del ejército molesta.



[1] Ya no vuelvo a jurar que la próxima vez tardo menos en actualizar que luego rompo más juramentos que Jaime Lannister.
[2] Son solo 100 años, sí, pero están comprimiditos y pasa prácticamente de todo, exceptuando cyborgs que vengan del futuro e invasiones alienígenas. Y si las hubo, se ocultaron muy bien.
[3] Riego es un militar progresista que trata de acabar con la monarquía absoluta de Fernando VII. Lo de golpe de Riego no tiene nada que ver con dar azotes con una manguera.
[4] Porque ya la había jurado el muy ruin nada más terminarse la guerra de independencia, pero luego ya se sabe cómo son los reyes con las constituciones, que al principio todo es muy bonito, pero luego ni las escriben, ni las llevan a sitios bonitos, ni las dicen lo mucho que valen. Vamos, que no la estaba haciendo ni caso.
[5] Os recuerdo que en historia no hay spoilers, así que no he destripado nada a nadie. Que ya os veo venir.
[6] El actual rey de España Felipe VI lo es precisamente por eso, que su hermana nació antes. Así que tampoco estamos hablando de cosas tan remotas. Cronológicamente hablando, claro, que atrasado lo es un rato. Tanto la ley sálica como la monarquía, me refiero. Aunque si  nos ponemos técnicos y con goyerías, la ley Sálica, como tal ya no existe en ningún país, se lleva una variante que es la ley Agnaticia. Pero, vamos, si vosotros no decís nada y la seguís llamando sálica, yo no voy a chivarme a nadie.
[7] Hoy sacamos pronto a relucir los puntos Cooper, esta es la referencia para ganarlos.
[8] Al menos era la camarilla y no el Sabbat. Y esta vez la referencia friki es tan difícil que al que la acierte se le doblan sus puntos Cooper. Sin mirarlo en Internet, claro.
[9] Hoy diga sigue existiendo un partido carlista y este mismo verano de 2015 han escrito un panfletillo para que siga habiendo en playas y piscinas zonas mixtas para que no se junten hombres y mujeres. A mí me suena a fake, pero lo han publicado también gente de la prensa seria así que os hacéis una idea de cómo se las gastaban los carlistas de antaño comparados con los actuales.
[10] Y no haremos gracias con los fueros de juego ni chistes fáciles similares.
[11] No era porque recogieran margaritas y ramitos de violetas, que lo mismo alguien se lo preguntaba.
[12] Y haciendo un poco de Spam, protagonista también de una excelsa novela por web que escribe este mismo autor y que actualiza todavía menos que este santo blog: “Espartero exterminador de monstruos”. Pueden seguirla en: www.desdeaquiabajo2.blogspot.com
[13] Y porque no había fútbol que si no hubiera puesto candados a los estadios y ya no te cuento la que se liaría en España.
[14] Indicando eso sí que lo que se entendía por “liberal” en el siglo XIX y actualmente no es exactamente lo mismo.

lunes, 19 de enero de 2015

Prehistoria (Intro)



Prehistoria.

Venga, que con el tiempo que llevo sin actualizar me he venido arriba, ¡vamos con una entrada sobre prehistoria! ¿Se podrá contar algo sobre la prehistoria sin que sea un peñazo[1] y que haga mínimamente gracia? Seguramente no, pero por intentarlo que no quede. Es un tema para 1º E.S.O, así que no me enrollaré mucho, daré una visión rápida del tema e iré al grano, como los neolíticos[2].

Fíjate que con la tontería la prehistoria es la etapa más larga de la humanidad, pero con diferencia, ¿eh? ¿Les suena un carpintero de Judea que andaba por las aguas y multiplicaba peces? Hace la tira de años hasta hoy día, ¿eh? Pues dos mil años es una filfa si pensamos que solo del Paleolítico al Mesolítico se tarda millones de años en llegar. Y luego nos quedaría aún el Mesolítico entero, el Neolítico y la Edad de los metales[3]. Vamos, que la Prehistoria dura más que un pantalón de pana o una película de Christopher Nolan[4].

No cuentan el Mesolítico, pero así véis visualmente la de tiempo que dura la prehistoria y que, en el fondo, llevamos dos días con escritura y esos inventos modernos y jipis.

Así que vayamos antes de nada con los conceptos básicos:
Prehistoria: Hace referencia a toda la etapa de la humanidad antes de que aparezca la escritura. De la que no tenemos, por lo tanto, ni un solo dato escrito. Así que los prehistoriadores aprovechan para inventárselo todo sobre la marcha a partir de un trozo de hueso o de pedrolo. El sufijo Pre- significa “antes de” Así que prehistoria significaría todo lo que hay “antes de la historia” por más metafísico que suene[5].

Historia: Hablamos de historia cuando ya hay fuentes escritas, ya alguien se ha tomado la molestia de anotar en una tablilla de barro cuántos burros le debe a otro y a dejar para la posteridad simpáticos sistemas de leyes que, por desgracia, tienen mucho en común con algunos presentes en determinadas zonas del planeta hoy día y no miro hacia ningún lado. Ya no nos tenemos que inventar todo, ahora podemos solo “interpretar” las fuentes escritas[6].

La redacción del "Mesopotamia Today" analizando el resultado entre el Atlético de Ur y el Real Lagsh F.C. Cuando lleguéis al tema de Mesopotamia os hará gracia. El de la izquierda parece estar tuiteando y todo el jodío.

Protohistoria: Nos referimos en este caso a poblaciones que  no tienen escritura, pero sin embargo sí que hay escritos de otros señores hablando de ellos, como los romanos sobre los celtas o las revistas de TV sobre los de Gran Hermano.

Julio César en plena guerra de las Galias y a punto de escribirlo para la posteridad.

Vayamos entonces a las partes en la que se ha venido dividiendo la prehistoria:
Paleolítico: Viene del griego: “paleo” antiguo y “lítico” piedra. Generalmente hacía referencia al aspecto tecnológico. Todo se hacía con piedras: útiles de caza, armas, preservativos, teléfonos móviles… Y encima, en el colmo de la cutrez, piedra tallada, sin pulir ni nada. Vamos, se descubre el fuego en este periodo (que es además y con mucho el más largo de toda la prehistoria) y poco más se avanza. De ahí la frase tan salada de “Tiene más años que el fuego”.
El tipo de útil lítico más destacado es el “Bifaz”, una herramienta de piedra tallada por las dos caras[7], de ahí el nombre (“bi” dos y “faz” cara”). 
Una piedra simétrica y tallada por las dos caras. Tecnología punta del paleolítico. Lo de punta no iba con doble sentido, pero ahora que lo pienso tiene gracia.


Aunque también se emplean los trocitos de piedra que saltan al tallar,  que son las lascas[8]. Hay más chismes, claro, pero ya hablaremos de todas otro día: Raederas, buriles, choppers[9]
Esto son las lascas. Haría una gracia con las Lascas y Dinarama, pero no la iba a pillar nadie.

En cuanto al modo de vida, el hombre es un cazador-recolector, se acopla momentáneamente en un sitio y cuando arrampla con toda la caza y las plantas comestibles que hay en la zona, se busca otra y santas pascuas. Hoy día hace también referencia a una forma de salir a ligar los fines de semana. Como insulto tampoco está mal ¡sois todos una panda de cazadores-recolectores!
Al final del periodo (que se divide, ya veremos en otra ocasión, en Paleolítico inferior, medio y superior) comienza el Arte Rupestre, pintar bichos en las paredes de las cuevas, vamos.[10]
Antecesores de los Borbones cazando elefantes. El elefante tiene una mirada aviesa que no puede con ella.Seguro que se lo tiene merecido.
Mesolítico: Es la etapa intermedia entre paleolítico y neolítico. Pero dicho así quedaba soso, así que algo tenían que hacer los pobres para destacar y que los historiadores tuviésemos trabajo[11]. Son poblaciones que ya empiezan a ser parcialmente sedentarias[12], sobre todo se asientan en zonas costeras (que son más cálidas, ya que estamos en pleno proceso de cambio climático), se ponen púos a marisco de concha y dejan sus poblados llenos de cáscaras y de porquería[13].  Sus útiles suelen ser de pequeño tamaño, más manejables, “microlitos” se llaman (micro es pequeño en griego)[14]

Neolítico: Es una terminología antigua, que hacía referencia de nuevo al aspecto exclusivamente tecnológico: Se pasa de la piedra tallada a la pulimentada, que queda como más bonita y  moderna[15]. El hecho de que  además se descubra la agricultura, la ganadería, la cerámica y el hombre comience a hacerse sedentario parecía importar menos que el hecho de que se puliera la piedra. Cosas de los historiadores de antaño que tenían sus manías y sus cosas. El Neolítico es tan importante que se merece una entrada entera para el solo, que haremos otro día, luego ya si eso.
Piedra pulimentada modelo 3.5. Nótese la manzana tallada en la base (es coña, ¿eh?, no os pongáis a buscarla)

Edad de los metales: Pues pasa un poco como antes, que parece que el trabajo del metal es lo más importante (que lo es, porque supone una ventaja bélica incomparable con quien no lo tenga), pero es que es el momento además en el que se empiezan a fortificar los poblados, surgen las primeras jefaturas guerreras (y los enterramientos de los jefazos con todas sus pertenencias y archiperres de su vida), los monumentos megalíticos y el acopio de mercancías tendrá quedar  lugar necesariamente a que se lleven las cuentas, suponiendo así el origen de la escritura.
Se divide en tres edades a su vez, del cobre (o calcolítico si quieres ir de guay), del bronce y del hierro. Ya las iremos comentando en otro momento, no preocuparse.

El jefazo en la edad de los metales enterrado con sus armas, sus vasos de chupito y sus cosas. Que para algo era el jefe.

Hasta aquí no parece muy complicado, pero ahora habría que hablar de la evolución humana y de todas las especies de homínidos que se desarrollan durante el Paleolítico (que ya hemos dicho que son millones de años): Australopithecus, Homo habilis, Homo erectus, Homo neanderthalensis, Homo sapiens y Homo sapiens sapiens. Son bastantes más (solo de Australopithecus ya hay un puñado) y encima salen nuevos cada año. Pero quedémonos de momento con estos y con la idea de evolución.
Haremos en otra ocasión una entrada solo de la evolución, pero la idea hoy es quedarse con dos ideas: Selección natural y evolución.
Hoy día no, pero el ambiente (entendido no como la gente que hay en la disco sino como el lugar en el que desarrollan los organismos) es muy chungo y sobrevivir es muy complicado. De vez en cuando algún bicho nace con alguna característica que hace que lo tenga más fácil, no sé, una piel más resistente, pulgares oponibles, rayos láser en los ojos… Ese vive con más facilidad que los que no lo tengan que la palman por carcas y por lo tanto él se reproduce y los muertos no. Sus sucesores tendrían esos rasgos porque los habrán heredado y con el paso de los años se mantendrán entre las poblaciones de su especie. El que los rasgos permanezcan y vaya habiendo cada vez organismos más adaptados al medio ambiente es la evolución, el hecho de que ellos vivan y otros no es la selección natural. Está contado en dos patadas, me oye un biólogo y me capa, pero creo que no conozco ninguno.
Dos cosas y me voy:
-          Una: Los hombres actuales y el resto de primates descendemos AMBOS de un antepasado común, solo que evolucionamos de manera diferente. No venimos de los chimpancés, solo somos sus primos.
-          Dos: Por eso mismo, decir que “la evolución es mentira porque aquí estamos nosotros y sigue habiendo monos” es como decir “Los niños no se convierten en adultos porque sigue habiendo niños a la vez que adultos, ¿veis?”. Y no os riáis que es exactamente lo mismo.

Breve apunte de la evolución humana. El brazo del Homo sapiens está mal dibuajdo y parece otra cosa, pero de verdad que es el brazo. No hemos evolucionado tanto.

Pero vamos, que ha sido una primera toma de contacto prehistórica, ya nos pondremos con útiles líticos, evolución, arte rupestre… Uy, qué pereza me está dando ya…


[1] Ya que hablamos de prehistoria... ¡Y así da comienzo el festival del humor de hoy!
[2] Después de esta entrada, espero que entiendas la gracia.
[3] Y, por algún extraño motivo, a veces en clase parece que te la cuentan en tiempo real de lo pesado que se hace.
[4] Qué curioso, las dos cosas, pantalones de pana y Nolan, gustan a los hipsters por igual. ¿Coincidencia? No creo.
[5] Como presidente es “antes de sidente” y precavido “antes de cavido”. Eh… espera…
[6] Fuentes, no de las que dan agua y donde se celebran los triunfos deportivos, claro, “fuentes” de  la que nos proporcionan información.
[7] Tenía dos caras, como el papel higiénico
[8] Así que si te pica ya sabes, te lascas. Los chistes tan malos son para que se te quede con la tontería, no porque crea que hagan la menor gracia.
[9] No me los invento ni es coña, se llaman así de verdad, se los juro.
[10] Y así, cuando alguien diga que el arte moderno es una mierda y tal, vosotros subir la apuesta, decir que estáis de acuerdo y que desde el arte rupestre ya no ha vuelto a haber verdad en la pintura. Como señores quedaréis (y señoritas, claro).
[11] Y sí, y vosotros estudiar más, los mesolíticos vivieron solo para jeringaros, aceptadlo.
[12] Curiosamente, hoy día el modo de vida “sedentario” es algo malísimo, pero en su momento fue determinante para la evolución humana. Podéis contárselo a vuestros padres o amigos cuando os acusen de estar todo el día sentados delante del ordenador sin hacer nada de deporte ni salir a la calle: “Pues el modo de vida sedentario fue un descubrimiento en el neolítico y fue vital para la supervivencia de la especie”. Pero eso, sí, no digáis que os lo he dicho yo que los chivatos no gustan a nadie. Bueno, a las chivatas a lo mejor, pero estoy divagando…
[13] Pero literal, ¿eh?, los poblados mesolíticos abandonados son montañas de restos de conchas de berberechos y esas cosas. Les faltaba el Marca y sería ya casi el origen de la marca España.
[14] Es decir, que las tenían pequeñas. Las piedras talladas, me refiero. Pero no les señaléis con el dedo y hagáis burla que el tamaño no lo es todo y dicen que no importa.
[15] La piedra pulimentada eran los Mac y los i-phones de la época, que lo mismo funcionaban peor para lo que se necesitaba, pero eran más bonito y mucho más caros. Hipsters había hasta en la prehistoria.

sábado, 18 de octubre de 2014

Cristóbal Colón (I)



Una  vez pasado el cansinismo del 12 de Octubre, pero aprovechando que todavía seguimos cerquita y podemos aprovechar el tirón, vamos a dedicarle una entrada a el marinero más famoso de todos los tiempos, solo por detrás de Popeye, el capitán Pescanova y Jack Sparrow. Hablamos, cómo no, de Cristóbal Colón.

A Cristóbal Colón[1] se le adjudican muy variopintos orígenes: Se ha dicho de él que era genovés, portugués, gallego, de Raticulín... Mires una fuente de información u otra te darán todas las certezas de que era de su zona[2]. Pero tampoco nos volvamos locos por ello porque no nos interesa dónde naciera sino todo lo que hizo a continuación[3]. Sea como fuere se sabe que la fecha en la que vino al mundo fue 1451, y como oficialmente se considera que nació en Génova, allí vamos a dejarle nacer de momento.
Pero antes de nada se preguntarán ustedes ¿qué necesidad tenían los europeos de irse a descubrir nada a pasar calamidades, con lo fresquito que se está en Europa? O bien ¿Tan necesario era dar esa vuelta para llegar a las Indias? Y a todo esto ¿qué leches son las Indias?

Cristóbal Colón, con una frase póstuma, pero que seguramente no sea real (La coña de la frase no es mía, está por la red)

Nos tenemos que remontar entonces a Marco Polo (1254-1324) que además de dar nombre a un juego de lo más tonto que practican los niños americanos en las películas, fue quien abre la ruta entre Europa y Asia Central-China. Ello permite que el comercio de la seda forre a los comerciantes de las ciudades-estado italianas y dispongan por tanto de un mercado incomparable comparado con el resto de tenderos que se tienen que conformar con la lana de oveja y la tela de arpillera. A la seda súmale especias de todo tipo[4] y objetos de lujo que la nobleza feudal europea necesita como el comer para demostrar quién de ellos la tiene más larga[5]
Marco... Polo. Marco...Polo. Marco...Polo. Marco... Polo. Marco...Polo. Marco...Polo (Y así nos podemos pasar la tarde entera tan ricamente)

“Las Indias” son, por tanto, toda esa zona tan apetecible, sin tener muy claro sus límites y extensiones. Se habla así, por ejemplo, de la isla de Cipango. Según el mismo Marco Polo, “era una isla muy grande que se hallaba en el mar de China (conocida como Catay para los colegas de la época), a 1.500 millas de la costa y que se encontraba habitada por indígenas blancos e idólatras, que no estaban bajo el yugo de ningún monarca extranjero”. Todo apunta a que se refería a Japón. Y las expediciones portuguesas iban en esa dirección, en pos de Cipango y Catay.
Pero también estaba la leyenda medieval del reino místico del Preste Juan. Era el nombre de un supuesto gobernante cristiano que vivía allá por las “Indias”. Le pasaba un poco como a los políticos de provincias, que tenía muchos cargos, ya que era a la vez gobernante, sacerdote y hasta patriarca, según quién hablara de él. De ahí viene su título de Preste (presbítero). La gracia continúa y no para porque según los relatos medievales más fantasiosos, descendía de los tres Reyes Magos[6] (vamos, que les faltó decir que tenía duendes trabajando en un taller y que regalaba a los niños juguetes en Nochebuena). Un reino cristiano por allí perdido sería una gozada si se llegara a encontrar, porque ayudaría a combatir al Islam ahora que se ha asentado en la zona. Es precisamente este asentamiento del Islam lo que además hace que sea mucho más difícil pasar por tierra en la ruta citada, así que  habrá que buscar otro modo de llegar al mismo sitio. Sobre todo después de que los turcos hayan invadido Constantinopla (1453) y cortado el paso por los estrechos del Bósforos y Dardanelos.
La imagen del Preste Juan, reinando allá en las Indias sobre lo que parece ser un camping .
Así que ya tenemos la idea de qué narices estaba buscando y por qué.  Lo que nos lleva a otro tema de importancia, que es el de que si la Tierra es plana,  redonda o tiene forma de plátano[7]. No todo el mundo en la Edad Media era defensor de la creencia en la Tierra Plana y no se descubre de repente que es esférica gracias a Colón. Ya lo habían postulado muchos filósofos de la antigüedad previamente: El mismo Aristóteles ya hablaba de la esfericidad del Planeta (que para unas cosas era el Jiménez del Oso de la escuela de Atenas[8], pero para otras iba mucho más atinado) siguiendo los estudios de Eudoxio y Calipo (a este último lo menciono solo porque como soy medio tonto me ha hecho gracia el nombre) o más tarde Eratóstenes, quien en el siglo tres antes de Cristo, llega a medir su circunferencia, con un cierto margen de error, pero la mide, ¡con dos c*****s y un palito[9]!

El caso es que entre la gente con estudios, que lamentablemente era poca, eso de que la Tierra es un arca que flota en el vacío y que el agua se cae en una catarata llena de monstruos no parece muy sensato[10].  ¿Cómo pudo Colón enterarse de esa teoría? Hay varias historias, la más divertida es la de que se encontró en una taberna a un marinero en un estado de embriaguez considerable que en lugar de darle por contarle sus penas sentimentales, como nos da a la gente normal y decente, le salió con una historia sobre la Tierra redonda y un mapa que señalaba una ruta alternativa para llegar a las Indias. Colón le pagó las copas, le quitó el mapa y ahí le dejó durmiendo la mona.
Otras historias más serias hablan de su relación con Toscanelli, un matemático Florentino quien le envía al rey de Portugal los cálculos sobre el diámetro de la Tierra y una manera de llegar a las Indias navegando desde Poniente[11]. El rey pasa de él y enseguida le marca como Spam, pero se dice que a Colón sí que le interesa el asunto y que mantuvieron mucha correspondencia desde ese momento. Colón se entera porque por aquel entonces ya es un comerciante de cierto renombre, casado con una portuguesa y que ya había hecho bastantes viajes a Guinea, no era que pasara por allí y se encontrara la carta arrugada en la papelera.
Ya que hemos hablado antes del origen de Colón, apuntamos ahora el hecho de que si para llegar a las Indias se le ocurre dar la vuelta a la Tierra, eso nos da que pensar que  también tiene algunas papeletas para ser del mismo Bilbao.

"¿Que no podemos pasar por aquí, aiba la Ostia...?"


"¡Pues damos esta vuelta! ¿Qué, que no hay huevos?"


El caso es que ya tuviera él la idea, la plagiara o intercontextualizara, se presenta en 1484 con esas ante Juan II de Portugal[12]. Pero el pobre hombre, con tanta lectura de mapas y cartas náuticas distintas, se había hecho la picha un lío y había confundido las millas náuticas árabes y las italianas, así que de las 10.600 millas reales que había de distancia hasta las Indias, a él le salen solo 2.400[13]. No es de extrañar que el equipo de navegantes del rey de Portugal le dijeran que a dónde iba ese tarado con esas cuentas y que hiciera el favor de dejar el oporto de tan buena mañana.  Y el caso es que al rey le había caído bien Colón, que debía de ser muy salado y campechano, pero su consejo de matemáticos no opinó lo mismo. Que razón llevaban en el fondo, pero a lo peor fue porque  no les untaron como debían.  Como aspecto positivo Colón aprendió mucho de la experiencia, sobre todo la máxima, válida hoy día también: “Hacer la pelota previamente a los consejeros de los reyes”.
Colón sigue pensando que tiene razón, pero si no cuenta con el apoyo de Portugal tendrá que buscarse otro primo, digo… Otro patrocinador. Y así pensando, pensando…: “Necesito unos primos, es decir unos tontos, ¿a quién conozco cuyos padres sean primos y hayan salido tontos?… ¡tate, la realeza castellana[14]!”

Así que un año después[15] se planta ante los Reyes Católicos y les está dando la brasa durante unos siete años[16]. Los reyes le dan largas, que no está el reino para gastos, y el sigue erre que erre haciéndose el encontradizo. Vamos, que ni en la conquista de Granada les dejaba en paz y eso que se fueron tanto a ver cómo iba la guerra como también a ver si le daban esquinazo al plasta este. (“¿Qué hay, majestades? ¿Matando moros? Yo también mato moros en la intimidad” / “¿Es bonito este monasterio, verdad?  A mí siempre me ha chiflado la doctrina católica, como a ustedes” Y así todo el rato). 
 Recordemos que en ese momento  todavía no existe una capital del reino y que la corte es itinerante, está donde esté el rey y su séquito, así que la imagen de Colón siguiéndoles por toda la península[17] no deja de ser graciosa, pero no podía hacer otra cosa. La pega es que como el hombre no tenía casas repartidas por toda la geografía castellana, que tampoco era un consejero de Caja Madrid, tenía que vivir de gorra y alojarse en sitios que no le cobraran mucho y pudiera no dar ni golpe. Efectivamente, la respuesta es un monasterio. Así que mientras prepara el viaje se aloja en el Monasterio de Santa María de la Rábida, sito en Huelva. Lugar que luego se puso de moda como primer destino antes de salir a hacer la ronda por casi todos los conquistadores, incluso como lugar dónde enterrarse (allí está descansando, entre otros uno de los Pinzones)
Finalmente los reyes, de puro hartazgo, le pagan cuatro duros para la expedición, le prometen lo que quiera (que prometer es gratis) y a ver si hay suerte y la palma en alta mar donde no le pueda dar la tabarra a nadie más. 

El mérito del cambio de opinión de la realeza se le atribuye siempre a Fray Juan Pérez, el confesor de la reina[18] a quien le  había comido la oreja Colón previamente, y a unos cuantos asesores de Fernando el Católico quienes le dicen que total, poco tienen que perder y sí mucho que ganar, por lo  que adelante con los faroles. Así que todos de acuerdo firman las Capitulaciones de Santa Fe, allí mismo, a las afueras de Granada, para no tener que volver a Valladolid y aguantarle el camino de vuelta, y todos se quedan tan contentos.
Cristóbal Colón vendiéndole la moto a los Reyes Católicos y Fernando dispuesto a disculparse, levantarse y no volver.

Atención a lo que le prometen a Colón, que traerá cola:
-          Los títulos de Almirante Mayor de la Mar Océana. Que dicho así suena muy bonito, pero tiene pocos efectos prácticos.
-          Ser nombrado Virrey y Gobernador General de las tierras que descubriera. Aquí Colón ya se ve que no es tonto. Virrey (representante del rey en los territorios en los que no está) es más que gobernador, pero este último es quien maneja el poder y los dineros. Así que de los dos quiero ser, gracias.
-          El derecho de presentación de tres nombres en los nombramientos de regidores. Es decir poder enchufar a quien le apeteciera de su familia y que fuese legal[19].
-          El décimo o 10% de todas las mercancías que se negociaran en las Indias. Ya por pedir, si cuela, cuela…
-          Derecho de exclusividad en los pleitos que surgieran por las mercadurías indianas. Éste es el único por el que los reyes no pasan, precisamente.
-          De contribuir con una octava parte de los gastos de armar las naves comerciales, y teniendo ese mismo beneficio.
También le dan cartas de presentación para el Preste Juan, otros reyes cristianos que pululasen por ahí y para el gran Khan de Cipango. A Spiderman y al Ratoncito Pérez ya les mandarían un whatssapp si pillaban cobertura allí. También añaden una carta real para poder enrolar a presidiarios en caso de necesidad.
Hago notar que en todo el documento habla constantemente de “Las Indias” y que, hasta que se demuestre lo contrario, un nuevo Continente descubierto no son “Las Indias”. Vamos, que si luego querían pasar de lo firmado  hasta con el abogado de Urdangarín los reyes tenían el pleito ganado.
Pongo este retrato de Isabel de Castilla solo para que se vea que es igualica igualica que la de la serie de TVE. El concepto "casting", ese gran desconocido en la ficción española.

La verdad es que la flota que le dan los reyes para llegar a las Indias dando un rodeíllo no es gran cosa, le dan solo dos carabelas. Y además no ponen un duro en ello porque obligan a la gente del Puerto de Palos a prestarlas. Por lo visto, el municipio de Palos no había ayudado a los reyes con la conquista de Granada (el término es “deservido”) y ahora, para que vuelvan, pues hale, a poner barcos para expediciones peregrinas. No deberían ser tecnología punta tampoco “La Pinta” y “La Niña” que se llamaban. Tampoco van muy sobrados en tripulación, así que tiene Colón que sacar el comodín de enrolar a presos para poder meter a cuatro.  Más que nada por eso parten de ese puerto y no de otro. Bueno, eso y para que yo pudiera hacer el chiste de que salieron del puerto de Palos porque la reina le dice que tenga cuidadito con  los barcos que “Son de Huelva”[20]

Como con tres barcos no se va a ningún lado, Colón consigue liar a Martín Alonso Pinzón, rico comerciante de la zona, para que se enrole y que busque los dos barcos que tienen que poner los de Palos, más otro. Así, meten también en el berenjenal a Juan de la Cosa quien pone su propio barco, en este caso una Nao, un barco más grande y seguro (con castillo de proa y todo), construido además en los astilleros del norte, “La Santa María”. ¿Averiguan los astutos lectores en qué barco se montó Colón?
Ahora ya, con Pinzón convencido, que era el influyente del pueblo, es más fácil que se sume gente y así a la tripulación se le unen los otros dos hermanos Pinzones[21] (que de hecho eran tres y no dos y de los que, pese a la rima y a la chanza, ignoramos su identidad sexual), Rodrigo de Triana (de quien también se dice que no era de Triana, sino de Lepe)… Casi, casi del nivel como el la de la nave Prometheus, vamos.
Ya solo quedaba solventar un pequeño problema, Colón solo sabía las cuentas para llegar a las Indias desde las Canarias, que es el equivalente al “yo sé ir en coche, pero solo desde mi casa”, así que parada en Canarias que tienen que preparar.
Los hermanos Pinzón. Que de su vida sexual no sabemos nada, pero que eran realmente clones seguro.

Y ya, otro día, hablamos del viaje y de la llegada a Las Indias y de cómo llaman a su primera isla descubierta “La Española” como las aceitunas.



[1] En castellano siempre con tilde y en mayúscula, que “colon” es otra cosa, aunque por lo visto también era muy irritable
[2] De todos modos, como dice Javier Traité en su divertidísimo libro “Historia torcida de España” no sé yo hasta qué punto merece la pena sentirse orgulloso de haber nacido en el mismo sitio que semejante trepa.
[3] Bueno, a continuación tampoco, pasados unos cuantos años, pero no nos pongamos tan pejigueros.
[4] La especie Melange aún no había aparecido, lástima.
[5] La túnica de seda, me refiero.
[6] Ya no dicen de cuál de los tres concretamente o si adoptan un niño todos juntos o qué.¡Queremos saber!
[7] Ésta es la referencia friki para repartir los puntos Cooper de hoy.
[8] No hay más que leer su teoría de las almas y que, según dicen las malas lenguas, afirmaba que los melones y los loros pertenecen a la misma clase porque los dos son verdes. Esto último solo lo he leído en un sitio y no lo he podido comprobar después pero no hay que perder la oportunidad de hacer coñas con las grandes figuras.
[9] Y además literalmente. Que lo mide gracias a la sombra que proyecta un palo, comparando los ángulos de la misma, a la misma hora, en Alejandría y Siena (nombre que se daba en la antigüedad a Assuan) ¡Los satélites son para perdedores y medio nenas!
[10] Sí, se creían otras chorreces del mismo calibre, pero precisamente esa no. Lo que no deja de tener gracia porque hoy día todavía hay quien defiende la mamarrachez de la Tierra plana, que dice que las fotos de satélites son un montaje y que todo es un complot de los fabricantes de globos terráqueos (me gustaría que fuera coña, pero no lo es) Y lo peor es que tienen derecho al voto.
[11] Como siempre hago referencias a Juego de Tronos hay que señalar que aquí Poniente es entendido como “Oeste” Es una terminología náutica que, técnicamente, se refiere a  desde dónde sopla el viento, “viento de Poniente”.
[12] Cuyo sobrenombre era, pásmense, “El Príncipe perfecto”. Nada de “El casto”, “El conquistador”, “El navegante” o “El crujiente”. “El príncipe perfecto”. ¿Para qué andarse con remilgos a la hora de hacer la pelota a los reyes? Todavía tiene más gracia si sabemos que su padre era conocido solo como “El Africano”.
[13] Las cosas como son, el error viene, entre otras cosas, porque faltaba colocar todo un continente en medio. Que eso abulta un poco.
[14] Consanguinidad ha habido siempre en todas las casas reales, ¿eh?, pero como es un clásico meterse con Isabel no vamos a dejarlo de lado.
[15] 1485 para los de la ESO. Este chiste fuera de este blog hará gracia., ¿verdad?
[16] Siete años. Imagínense tener a alguien dándoos la badila siete años. Y luego se quejan las mujeres a las que he pretendido alguna vez en la vida. Yo de seis años jamás he pasado. Bueno, alguna vez, pero no más de tres o cuatro.
[17] Visualizarlo con la música de persecución de Benny Hill ya es opcional, pero añade gracia. Sí, ya sé que los jóvenes que lean el blog no sabrán quién fue Benny Hill y las cotas de grandeza que alcanzó, pero ¡déjenme vivir en mi mundo imaginario que no hago daño a nadie!
[18] El que te enchufe alguien siempre ha sido y será la marca España.
[19] Como el tribunal de cuentas hoy día, vamos.
[20] ¡Viva el festival del humor!
[21] Y ya que estamos, son los Pinzón. En castellano los nombres propios no tienen plural (seguramente sea por eso que a veces habréis visto escrito “Los Simpsons” y otras “Los Simpson”) La pega es que los hermanos Pinzón, también tiene rima, pero con una  menos graciosa.